Redes sociales

Noticias

Pasar del modo manual a conducir un coche automático

Pasar del modo manual a conducir un coche automático

Aunque parece algo intuitivo, muchas personas se enfrentan con miedo a conducir un coche automático. En teoría es de lo más sencillo que hay en cuanto a conducción, puesto que una vez en marcha no necesitamos más que accionar el acelerador y el freno, sin preocuparnos por el cambio de marcha o el pedal de embrague.

A la hora de la verdad, la costumbre del modo manual de conducción pesa sobre muchas personas y se ven en la necesidad de aprender a usar el cambio automático. Lo primero es saber cómo funcionan los coches automáticos. Como es algo que depende, en cierta medida, de los fabricantes y los diferentes modelos, bastará con entenderlo de forma general.

Cuando uno lleva unos años acostumbrado a un coche con caja de cambios manual, la fuerza de la costumbre se hace poderosa y difícil de controlar cuando afrontamos la conducción de un coche automático. Con el cambio aparecen al menos dos vicios que pueden darte un susto: mover tu pie izquierdo y mover tu mano derecha.

Acostumbrados a la conducción manual, usamos el pie izquierdo con fuerza: es el pie del embrague, y este pedal se pisa a fondo. En un coche automático, utilizar inconscientemente el pie izquierdo significa practicar una frenada de emergencia en el momento más inesperado por lo que se recomienda mantenerlo quieto sobre el reposapiés.

Por otro lado, la costumbre de recudir las marchas al aproximarnos, por ejemplo, a un semáforo hace que nuestra mano derecha se mueva automáticamente hacia la palanca de cambios… que en este caso no necesitamos accionar en ningún caso. Esto no es tan peligroso como utilizar el pie izquierdo, pero sí es fuente de distracciones.

Gracias a esta pequeña guía práctica elaborada por Esteban Viso para https://tecvolucion.com/ no tendrás ningún problema a la hora de ponerte a los mandos de un coche automático.